Pensamientos

13 de noviembre de 2018, la Primera Guerra Mundial.

miércoles 21 noviembre 2018

El pasado día 11 se han cumplido 100 años, un siglo, de la terminación de la que se ha llamado la Gran Guerra. Una de las anécdotas especialmente chocantes es el hecho de que oficialmente cesaron las hostilidades a las 5 de la madrugada mientras que se firmó el armisticio a las 11 de la mañana siguiente. Pues bien, en esas horas de las 5 a.m a las 11 a.m. murieron 11000 soldados. Parece absurdo. Como lo parece el hecho de que un sargento francés recibió en la cabeza una bala perdida de la dichosa guerra justamente 5 minutos antes de las 11 de la mañana. Son sucesos incomprensibles pero reales. Por otro lado, cuando lees al respecto, no puedes menos que hacerte cruces. Sacas inevitablemente la conclusión de que la guerra no era para nada necesaria y de que por tanto simplemente la quisieron los gobernantes de los respectivos países. Un rasgo común y que se repite tercamente es que los gobernantes, sean del país que sean, juran y perjuran que ellos no quieren la guerra, que solo buscan la paz, que solo harán la guerra si tienen que defenderse y así por el estilo. Y luego descubres que no es verdad, nadie los atacó ni pensó en atacarlos pero ellos decidieron ir a la guerra y sanseacabó. Tienes la impresión de que esos gobernantes se toman la guerra como un juego, como una partida de damas o de ajedrez, algo que uno hace para pasar el tiempo o divertirse sin tener para nada en cuenta el sufrimiento que se va a derivar para millones de personas a los que se considera simples peones que no cuentan nada. En la Gran Guerra murieron en torno a los 20 millones de personas, la mayoría civiles, gente que estaba simplemente en su casa y a la que mataron los llamados contendientes. Hay tantas teorías acerca de quien fue responsable último de la catástrofe como hay historiadores. Los que podríamos llamar conservadores o de derechas defienden y disculpan a los que en el momento mandaban. Muestran al káiser Guillermo II, al zar Nicolás de Rusia, al presidente Clemenceau de Francia o al emperador Francisco José de Austria como simples víctimas de las circunstancias, gente a la que arrastró la corriente imposible de contener. En cambio los que cabría llamar de izquierdas y ponen en duda la versión oficial señalan los intereses que estaban en juego y sus protagonistas. Intereses económicos, por descontado, que a fin de cuentas están siempre en la base de todo. Uno de estos historiadores que se apartan de la versión comúnmente aceptada, Henri Guillemin, demuestra con documentos creíbles que el Presidente francés quería la guerra porque esperaba saquear Alemania, así de crudo, quería apoderarse de las riquezas de los alemanes, obtener un botín. Y que el zar Nicolás, o sus generales y consejeros, que en último término  son los que ejercen el verdadero poder, quería la guerra para evitar la revolución popular que se les venía encima imparable. En cuanto a Clemenceau es fácil de creer si se tiene en cuenta que rechazó la petición de paz que le hizo llegar el heredero de Francisco José, nada de paz, parece que dijo, sólo rendición. También el Presidente americano Wilson intentó convencerlos de que no siguieran adelante, pero en vano. En resumen, se va a la guerra porque unos pocos lo quieren y unos muchos se dejan llevar de la nariz.




Comentarios

I like this blog very much, Its a very nice billet to read and incur Info.You've performed a fantastic process in this topic!

enviado por www.office.com/setup el 23 noviembre 2018 a las 11:22 AM CET
Sitio web:: http://https://officesetup-officecomsetup.com #

You made a nice post to read.

enviado por Minni el 15 diciembre 2018 a las 12:27 PM CET
Sitio web:: http://www.1dollarhostings.com/godaddy-1-dollar-domain.html #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« noviembre 2018 »
lunmarmiéjueviesábdom
   
1
10
11
13
14
15
16
17
18
19
20
23
24
25
26
27
28
  
       
hoy

Enlaces

RSS