Los pensamientos de un testigo de lo que pasa

17 de febrero de 2017: Las ondas gravitacionales.

miércoles 09 mayo 2018

Ayer un profesor de Física nos habló de las ondas gravitacionales. Según descubrimiento reciente, esas ondas existen. Cuando Einstein estaba componiendo su Relatividad General, había llegado a la conclusión de que eran posibles. A continuación y durante mucho tiempo se las estudió teóricamente, pero solo el pasado año se ha comprobado su realidad. Al parecer, cuando en el Universo sucede un hecho cataclísmico tal como la colisión de dos agujeros negros supermasivos, el espacio-tiempo tiembla; es decir, se arruga, ondula, se contrae y se expande de la misma manera que lo hace el agua que forma olas, o el aire sometido a los efectos de un sonido. Hasta aquí, nada que objetar: las ondas gravitatorias existen; o dicho con otras palabras, el espacio-tiempo es algo que se contrae y se expande. Antes de pensar en las ondas gravitatorias, se pensaba que el espacio-tiempo era un concepto, algo abstracto, el mero ámbito en que tenían lugar los fenómenos; pero desde el descubrimiento de las ondas citadas es preciso pensar en el espacio-tiempo como una entidad, algo que existe lado a lado con todo lo demás, algo concreto y no una abstracción matemática. Llegados a este punto se podría concluir que las llamadas energía oscura y materia oscura no son otra cosa que la propia fábrica del espacio-tiempo, en otras palabras, que lo que llamamos materia oscura y energía oscura son el espacio-tiempo propiamente dicho. La energía oscura y la materia oscura traen de cabeza a los físicos, que tratan de explicarlas como hechos misteriosos que ocurren en el espacio-tiempo e independientes de él. Pero el problema se simplifica si en lugar de ser algo que afecta al espacio-tiempo, la materia oscura y la energía oscura son ellas mismas el espacio tiempo. No hace falta descubrir las partículas super simétricas para explicar la materia oscura; no hace falta descubrir la naturaleza misteriosa de eso que llamamos energía oscura y no sabemos qué es. La materia oscura y la energía oscura son el propio espacio tiempo. Se dice que la materia oscura debe existir para explicar los movimientos anómalos de la materia ordinaria en las galaxias, en el espacio-tiempo en general. Pues bien, de la misma manera que el campo de Higgs que ocupa todo el espacio-tiempo explica las masas de las diferentes partículas de la materia ordinaria como la resistencia que hallan en su desplazamiento por él, como si esas partículas se movieran a través de un líquido espeso, así igualmente el espacio tiempo sería como una melaza cuya consistencia explicaría las anomalías en el movimiento de la materia ordinaria. ¡Qué fácil y qué sencillo!






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« mayo 2018 »
lunmarmiéjueviesábdom
 
1
2
3
4
5
6
7
8
10
11
12
13
14
15
16
17
19
23
25
26
27
   
       
hoy

Enlaces

RSS