Pensamientos

17 de febrero de 2019, el Génesis.

lunes 25 febrero 2019

 Un buen día, sin que nadie lo previera, algunos dicen que por azar, se formó en mitad de la nada un grano como de arena diminuto más pequeño que lo que los físicos llaman hoy un protón, permaneció en ese estado primordial como quien asombrado no sabe qué está haciendo allí ni cómo ha llegado, una fracción infinitesimal de un segundo tan pequeña que es casi imposible ni siquiera imaginar y, de pronto, creció y se expandió a tal velocidad que en menos tiempo del que cuesta pensarlo se halló del tamaño de un universo a causa de la inflación. Se llamaba ahora materia y era lo que había quedado tras su lucha con la antimateria que por poco no la destruye en su totalidad. Porque la materia y la antimateria no se pueden ver, son incompatibles, no pueden coexistir, estar juntas, y se destruyen mutuamente en una explosión de sólo energía que como todo el mundo sabe es invisible y no tiene cuerpo. Digo que en la inflación se había producido un poquito más de materia que de antimateria y por eso al final, cuando ya todo había acabado, al final de aquella lucha de titanes, se podría decir, el exceso infinitesimal de materia había prevalecido y había quedado dueña del campo sin que nadie ni nada le disputase la supremacía. Pero era invisible, nadie la veía ni podía verla porque estaba muy caliente y formaba como una sopa espesa de extrañas partículas que no dejaba pasar la luz a su través, de modo que se dejó estar en ese estado hasta que al cabo de 300.000 años más o menos se cansó y ya estuvo lo bastante fría y tranquila como para volverse transparente y dejarse ver; ya nunca más sería invisible y la luz comenzó a propagarse a 300.000 km por segundo para no detenerse jamás. El tiempo siguió pasando, primero se formaron los átomos, al principio sólo de Hidrógeno y algunos pocos de Helio, y debido a la fuerza de la gravedad  el Hidrógeno se concentró en unas partes mejor que en otras y se encendió en lo que hoy llamamos estrellas que ardieron y ardieron miles de millones de años hasta que agotado ya el combustible estallaron en supernovas gigantes. Porque debo decir que mientras una estrella ardía, los átomos de Hidrógeno que la formaban chocaban unos con otros y se transformaban en Helio primero y después en Litio, Berilio, Boro, Carbono y así hasta el Hierro más allá del cual ya no podían seguir porque la temperatura que había hecho a los átomos de Hidrógeno entrechocar no daba ya para más, ya no era lo bastante elevada como para moverlos a la velocidad necesaria para hacer que se uniesen. Las supernovas son explosiones gigantescas en las que los átomos de las estrellas salen disparados en todas direcciones a tal velocidad que ahora sí pueden seguir uniéndose unos a los otros para formar los elementos que siguen al Hierro en la Tabla Periódica, las Tierras Raras, los metales pesados, el Uranio y los transuránidos y así hasta el último. De nuevo pasa el tiempo tranquilo, año tras año, y los átomos de los elementos que se han formado en la gran explosión se van acercando lentamente unos a los otros y combinándose para formar moléculas que a su vez se aglomeran y forman pedazos de diverso tamaño de los materiales de que está hecho el mundo en que vivimos. (Continuará)    




Comentarios

Nice.

Thanks

enviado por Poultry Feed Supplements el 09 marzo 2019 a las 11:55 AM CET
Sitio web:: http://poultryfeedsupplement.com/ #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« febrero 2019 »
lunmarmiéjueviesábdom
    
9
10
11
12
13
14
15
20
21
22
23
24
26
27
28
   
       
hoy

Enlaces

RSS