Pensamientos

20 de julio de 2019. La homosexualidad como enfermedad.

lunes 22 julio 2019

 Para muchos psiquiatras y gente común, la homosexualidad, la conducta homosexual para ser más exactos, sigue siendo un trastorno, una dolencia, una enfermedad, una conducta malsana, diga lo que diga la APA, la Asociación Americana de Psiquiatría. Una conducta malsana que no deja de serlo porque un grupo de personas haya decidido arbitrariamente quitarla de la lista oficial de dolencias a tratar.  El quid de la cuestión está en que se la sacó de la lista de enfermedades para que teniéndola por tal nadie se considerara obligado a tratarla, ya sea por medio de medicamentos o por métodos no invasivos, como sería el psicoanálisis. Recordemos lo sucedido con el infortunado Alan Turing, el que descifrando el Código Enigma ayudó a ganar la guerra contra los nazis. Las autoridades lo sorprendieron haciéndole una paja a otro infortunado como él y lo obligaron a escoger entre medicarse o castrarse y él escogió medicarse, con lo que arruinó irremediablemente su salud. No, no se puede forzar a nadie a combatir sus tendencias homosexuales por medio de medicamentos. En este sentido, la homosexualidad no es una enfermedad que ha de ser tratada necesariamente. Pero nadie nos obliga a mirarla como algo sin trascendencia, como una conducta inocente que no necesita se haga nada al respecto. No se impondrá al homosexual un tratamiento forzado que él no nos pide, pero tampoco se lo disuadirá de buscar asesoramiento y ayuda para descubrir por qué es lo que es, las causas de su conducta desviada de la normalidad biológica y, en último término, esforzarse en cambiarla. Decirle en cambio que lo suyo no tiene importancia, que es tan ‘normal’ y anodino como tomarse una cerveza, es hacerle un flaco favor. Digan lo que digan los defensores de la barra libre en cuestiones sexuales, la homosexualidad es una conducta aberrante, nunca es natural. Que yo sepa, los defensores de la homosexualidad como un modo de vida alternativo y tan respetable como la heterosexualidad, no se ocupan de indagar si los que la padecen se sienten a gusto en su piel. Se les quiere hacer creer y se nos quiere hacer creer que es el resultado de una libre elección de la que llaman orientación sexual y aquí paz y luego gloria. Sea lo que sea y pese al silencio en torno al asunto, muchos homosexuales viven a disgusto su condición. No todos se enorgullecen de lo que son ni salen a la calle a desfilar el día del orgullo gay. Pero la corriente de pensamiento dominante, el pensamiento políticamente correcto, nos quiere persuadir de que no es así y de que todos los homosexuales disfrutan siéndolo. Es mentira.






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Galerías

Calendario

« julio 2019 »
lunmarmiéjueviesábdom
1
6
7
8
9
10
11
12
13
14
16
17
18
    
       
hoy

Enlaces

RSS