Pensamientos

21 de agosto de 2018: No se trata ya de reproducirse, esta es la era del placer. (termina)

jueves 30 agosto 2018

        Finalmente lo de veras inmediato será el Teléfono Sexual en Vivo. Que me invita a actuar "Sin tonterías... Pasa directamente a la acción. Córrete en un momento de una manera perversa. Garantizado". KIM me dice: “Prepara tu polla carnosa; llámame y explota en 60 segundos”.

Hum, mucho me temo que Carmen Vijande no lo aprobaría. Ella está a favor de las prácticas del tantra; que la cosa dure al menos 15 minutos. Son las nuevas medidas.

La sexualidad no es ya lo que era, es otra cosa. Se acabó el temor a una gonorrea. Se alejó el fantasma del SIDA. Nada de embarazos no deseados y de hijos que se arroja a la basura. No más quejas de mujer insatisfecha. Nada de guantazos a la parienta rezongona. No más peligro de que la mujer te deje y se quede con tu nómina y los niños.

O de que te envenene con arsénico.

Me encanta el progreso.

Corría la era del libre mercado. La libertad según George Washington. Mientras uno no contraviniera las leyes, todo le estaba permitido. Matarse, si la vida lo disgustaba. Masturbarse, si con las prisas no se tenía puta a mano. Tragar anticonceptivos, si el Ministerio de Defensa, antes ministerio de la Guerra, echaba del trabajo a una, por grávida. Parir en series de a ocho. Cruzar codornices con pollitos...todo.

Era la era del placer.

Los chimpancés aprendían de los seres humanos. Los envidiaban, tan adelantados. El ser humano modificaba sus instintos. En lugar de procrear vulgarmente, como un animal cualquiera, viajaba en el Concorde a Nueva York y apareaba a los camellos con las llamas. Antiguamente había cruzado a los asnos con las yeguas. Y le salieran mulas capaces de cargar con los abades y las abadesas. Fuera el dios a saber lo que un camello y una llama produjeran.

O el óvulo de vaca fecundado con un espermátide humano e implantado en el útero de una gorila.

El ser humano era superior a los animales. No se dejaba como ellos llevar por el instinto. Dictaba las reglas. Tenía voluntad, se hacía el propio destino. El dios lo había creado diferente. Le había dado un alma inmortal y el dominio sobre todo lo demás creado.

En el siglo XIX el hombre había alcanzado la madurez en cuanto a especie. Había roto con el padre, Dios, y se había independizado. Se había lanzado a vivir su vida, a labrarse a medida un porvenir.

Si el perro con la perra, el delfín con la delfina y el gato con la gata, se dedicaban religiosa y modestamente a procrear, el hombre, dotado de la evolucionada voluntad, usaba los órganos reproductores para lo que mejor le pareciera.

Con el homo sapiens se acabó el instinto. Nada de reproducirse como seres vulgares: era la edad de los placeres, la edad del individuo. Adelantándose a la edad nueva, se retrocedía ingeniosamente a la partenogénesis. Ya nadie necesitaba de otro para reproducirse. Fabricaba vaginas de espuma y de vinilo y se masturbaba. Moldeaba penes de caucho y se acariciaba el clítoris. Para los órganos de la procreación inútiles se había hallado nueva función. Se los había hecho órganos del placer.

En los raros coitos, los varones expulsaban cada vez menos espermatozoides. Las gónadas ya no los producían. En lugar de ellos, ahora producían espermátides. Eran lo mismo que los otros en cuanto al ADN, pero no fecundadores. Para preñar a una hembra, había que metérselos con pinzas. El pene caía en la obsolescencia. Aquel órgano inmundo daba en el desuso. Y con él, la cópula nefanda. A la que tanto, tantos combatieran. La evolución apuntaba a los seres humanos asexuados. Hacia los ángeles sin sexo. Hacia los puros espíritus. En el mismo sentido que las Tablas de Yahvé. La Biblia era verdad. Al Vaticano le fructificaban los esfuerzos seculares. Cada vez el ser humano era menos terrenal y lujurioso. Fornicaba menos, se purificaba. Ahora lo hacía todo a solas en su casa, sin concurrencia de pecadora hembra lasciva.

¡Qué distintos, el siglo aquel y el de Atapuerca!






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« agosto 2018 »
lunmarmiéjueviesábdom
  
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
16
17
24
25
26
27
28
31
  
       
hoy

Enlaces

RSS