Los pensamientos de un testigo de lo que pasa

22 de mayo de 2018 - De Medea, la Pasionaria y otras como ellas.

martes 22 mayo 2018

En una entrevista hecha recientemente a una mujer, ésta defendía su derecho a no ser madre. Y me vino a la memoria lo que cuentan los historiadores acerca de la República, nuestra Segunda República. Según ellos, en aquellos años las milicianas se manifestaban en las calles de Madrid vociferando el eslogan: Hijos sí, maridos no. Al frente de ellas desfilaba La Pasionaria. Recordaréis que por aquellas fechas había sucedido el escándalo de Aurora Rodríguez Carballeira y su hija Hildegart. La madre había tenido aquella hija a propósito, es decir, por un acto consciente y planeado al detalle, la había educado con severidad en los principios del feminismo más adelantado de entonces y a los 19 años, cuando la hija amenazaba independizarse de la madre y vivir por su cuenta, la madre la mató. Le pegó un tiro en la sien, por la mañana, a la hora de levantarse. Y llevada a juicio alegó en propia defensa ante los jueces que no estaba loca, que así como un artista que pinta un cuadro lo rompe si no le satisface, ella había hecho con su hija lo mismo, se había deshecho de ella cuando había visto que el resultado de sus esfuerzos no satisfacía sus expectativas. Ella la había concebido, ella la rechazaba, así de sencillo. Todo esto viene a cuento de la otra noticia publicada ayer en el Faro de Vigo. En Galicia las mujeres que tienen su primer hijo a los 45 años se han triplicado en una década. Han sido 1800 el año pasado. Y la mitad de ellas son madres solteras. Hijos, sí, maridos, no. Han conseguido lo que pedían sus predecesoras. El problema de tanta libertad y adelanto es que la naturaleza no las apoya. Tienen la regla a los 15 años, es un decir, y se vuelven menopáusicas a los 40. Tener a los hijos después de esa edad aumenta los riesgos de que los niños nazcan enfermos, antes de tiempo, prematuros, o con problemas. Por otro lado, crecer en una familia sin padre es también pernicioso. Las madres, muchas madres, dejadas solas con sus retoños, tienden a ser posesivas. Sofocan al hijo. El futuro emocional del hijo se ve amenazado. Y luego se oye en jardines y plazas a las madres que corren tras de sus hijos llamándolos, cariño, ven aquí, cariño, haz esto o lo otro. La palabra cariño no se les cae de la boca, pero los han tenido en edad de no tenerlos y los crían atentas antes a lo que dirán las vecinas que a las necesidades de los pequeños. ¡Amor de madre!






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« mayo 2018 »
lunmarmiéjueviesábdom
 
1
2
3
4
5
6
7
8
10
11
12
13
14
15
16
17
19
23
25
26
27
   
       
hoy

Enlaces

RSS