Pensamientos

25 de julio de 2019. Los ‘efectos colaterales’ de la perversa ‘modernidad’.

viernes 26 julio 2019

 Como consecuencia de lo que he dicho en entradas anteriores, los homosexuales ya en tratamiento han desarrollado una tremenda resistencia que les impide avanzar, mientras que los demás renuncian a buscar ayuda. Otros especialistas médicos como pediatras e internistas no saben qué hacer en la nueva situación. Los residentes en psiquiatría evitan entrar en un área de investigación donde serán atacados, menospreciados y disminuidos, y lo que saben acerca del desarrollo sexual caerá en el olvido. Sobre todo, sin embargo, el homosexual individual que desea cambiar es la víctima principal. Los hombres y mujeres jóvenes con temores sexuales relativamente leves son llevados tanto por algunos psiquiatras como por consejeros no médicos a un patrón y estilo de vida de autodesprecio. Casi todos los adolescentes se sienten, en cierto grado, inseguros acerca de su identidad sexual y con todo este asunto de la homosexualidad se les estorba asumir que una forma de identidad de género es preferible a la otra. A las personas que ya tienen un problema al respecto se las desalienta de encontrar una salida a su fantasía autodestructiva, se las desanima de aprender a aceptarse a sí mismos como hombres o mujeres, de tomar todos aquellos caminos, a menudo dolorosos pero necesarios, que nos permiten ser individuos razonables y participantes en una sociedad cooperante. Después de todo, la homosexualidad no puede crear una sociedad o mantener una en funcionamiento por mucho tiempo. Opera contra sus elementos cohesivos. Enfrenta uno a otro a los sexos, y ninguna sociedad durará mucho tiempo cuando se descuida las verdaderas necesidades del niño o cuando los sexos se pelean entre sí. Los que vengan detrás no agradecerán  lo que hicieron los que hayan reforzado los elementos desintegradores de la sociedad. Las fuerzas cuyos portavoces insisten en que la homosexualidad es un estilo de vida alternativo no han sido detenidas por llamadas a la tradición, el interés propio ilustrado, o incluso los hallazgos sin discusión posible del psicoanálisis. El temor a lo que le sucedería a la sociedad, no tienen mucho efecto: nadie se responsabiliza. El ciudadano medio dice que no sabe muy bien cuál es el bien de la sociedad y, después de todo, ¿no son las decisiones personales sobre el sexo un asunto privado? Contrariamente a la opinión popular, la respuesta es NO. El psicoanálisis pone de manifiesto que el comportamiento sexual no es un conjunto arbitrario de reglas establecidas por nadie-sabe-quién para propósitos que nadie entiende.






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Galerías

Calendario

« julio 2019 »
lunmarmiéjueviesábdom
1
6
7
8
9
10
11
12
13
14
16
17
18
    
       
hoy

Enlaces

RSS