Pensamientos

28 de marzo. BUSCABA A DIOS.

jueves 28 marzo 2019

 Según propia confesión, el mozo que días pasados mató a varias personas en un centro escolar alemán y luego se suicidó, "buscaba a Dios". Esta expresión es interesante. Para muchos será bien sabido que Dios, ese Dios tan importante en la vida de tantos, no es en última instancia otra cosa que la copia allá en el cielo de nuestro padre biológico en la Tierra. Si atendemos a la idea que se hace de Dios cada uno de nosotros, descubriremos tal vez admirados que ese Dios que en las alturas veneramos se parece como una gota de agua a otra gota al padre humano que nos ha tocado padecer aquí abajo. Invito al lector a hacer la experiencia. De modo que la búsqueda del mozo alemán resulta comprensible. Efectivamente, buscaba a alguien que en su entorno no encontraba. Es una verdad que se pasa por alto que todos, cuando niños y jóvenes, necesitamos desesperadamente un padre. Sí, alguien que adulto nos enseñe a vivir. Un guía, un modelo, alguien que nos proteja y nos quiera. Que le importe nuestro bienestar, que se interese por nosotros, alguien en quien confiar, alguien de quien estar seguro de que estará al alcance cuando lo necesitemos. Pero como lo demuestra la experiencia, prácticamente nadie lo tiene. Ante todo porque nuestro padre biológico no está a la altura de lo que se le pide. Para empezar, él mismo ha carecido de lo que ahora nosotros necesitamos, de modo que no ha podido desarrollar su condición adulta y sigue siendo en grado mayor o menor el mismo nño necesitado que fue. No puede pues darnos aquello de que él mismo carece. En segundo lugar los modos sociales no lo animan ni encaminan a ese papel, que digo, al contrario, lo disuaden de él. Actualmente ya no educa al hijo su padre, ya no lo forma, ya no le sirve de ejemplo, sino un centro educativo, unos religiosos dedicados a eso, la televisión, el teléfono móvil, la pandilla... todo menos el padre y la madre. El padre sobre todo -y se lo ve en la ficción de películas y series- es un mamarracho, un personaje patético que ya no pinta nada en el hogar, una marioneta a la que todos llevan de la nariz, a la que nadie respeta, empezando por el hijo mismo. Véase como ejemplo la relación de Bart con Homer Simpson en la serie Los Simpson de Anteena 3. Pero el hijo sigue necesitando desesperadamente un padre, una roca segura en el mar proceloso de la existencia (ja, ja, permítaseme la arcaica retórica). Por eso, no hallándolo en la Tierra se lo proyecta en el cielo. El joven alemán buscaba a Dios: en realidad llamaba desesperado a un padre que de seguro nunca estuvo allí donde él lo necesitó. Cambiando de tercio, me pregunto por las razones políticas (de gobierno de la ciudadanía) que hay detrás de esta demolición de la figura del padre biológico. Hace mucho que se viene destruyendo la imagen del padre, y en la actualidad, al mismo tiempo, en su lugar y con el apoyo de la corriente feminista se favorece la imagen de la madre. Los gobernantes, los que mandan, tienen una sola idea fija en la mente, controlar a los demás, dirigirnos, mantenernos sujetos, y todo lo que hacen se encamina a ese fin. ¿De qué manera pues les sirve la demolición del padre, el quitarle autoridad y ahora el dársela en cambio a la madre? Me gustaría saberlo.




Comentarios

Hi nice article, keep work good.

enviado por fun of phone el 29 marzo 2019 a las 04:05 AM CET
Sitio web:: http://https://www.funofphone.com/upcoming-nokia-phones/ #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« marzo 2019 »
lunmarmiéjueviesábdom
    
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
       
hoy

Enlaces

RSS