Pensamientos

28 de mayo de 2019, los que escriben la Historia.

martes 28 mayo 2019

 En la actualidad una corriente de historiadores está revisando la Historia oficial y llegando a la conclusión de que, dicho llanamente, se nos ha venido engañando y contando las cosas no como fueron en realidad, sino como convino a los que mandaban en aquel momento. Los descubrimientos de estos historiadores son numerosos. Remitiéndome a mi propia experiencia, primero di con un estudio crítico de la Biblia y me enteré de que los libros bíblicos que hoy leemos fueron escritos y reescritos en numerosas ocasiones para ponerlos de acuerdo con la descripción de la realidad que convenía en el momento. De modo que hoy no leemos los originales, sino la última versión conveniente. Otro caso es la Historia de Francia. Henri  Guillemin, un historiador francés relativamente reciente nos pinta a un Napoleón muy diferente del que se nos ha enseñado en la escuela. Mientras la versión oficial lo pone por las nubes como un genio militar que llevó a Francia a la gloria, la realidad es que fue un asesino de masas y en valores humanos bastante mediocre. Cuando a la vuelta de Rusia le preguntaron si no le remordía la conciencia por las decenas de miles de hombres que dejaron la vida en la retirada, él había respondido: ¿Y qué quiere usted que me importe un millón de más o de menos de esos desgraciados? Una noche en París basta para reponerlos a todos. ¿Y las decenas de miles de muertos de las otras batallas? Más de 100.000 sólo en Austerlitz. Gajes del oficio, parece ser que respondió. Un oficio que sus soldados no habían escogido, porque el servicio militar era obligatorio y te reclutaban a la fuerza. Cuando tras la derrota huía a esconderse en la isla de Elba, tuvo que disfrazarse, porque las madres de los soldados muertos en la retirada le salían al camino y lo insultaban por haber llevado a la muerte a sus hijos. Dos Napoleones, el de la charanga y los discursos al pie del Arco de Triunfo y el de la triste y dolorosa realidad. Siguiendo con Francia, en la Primera Guerra Mundial se nos ha pintado a la Alemania de Guillermo II como el malo de la película, cuando la realidad fue muy otra. Él fue la víctima y no el verdugo. Antes de la Guerra había en Francia una corriente muy fuerte de revanchismo porque no se quería aceptar que la anexión en 1870 de la Alsacia y la Lorena por parte de la Alemania de Bismarck había sido la consecuencia de la guerra a la que el emperador del momento, Napoleón III, Napoleón ‘el Chico’ para distinguirlo de Napoleón el Grande, según expresión de un escritor contemporáneo, había llevado a los franceses para enmascarar el descontento de la población con su gobierno. ¡Cuántas veces no ha sucedido, que los gobernantes nos hayan llevado, a nosotros, al pueblo, a la guerra para apartarlo del verdadero problema, el descontento ante las injusticias! Y un año antes de terminar la Gran Guerra, cuando el Papa e incluso el emperador Carlos I de Austria, heredero del Francisco José que la había empezado, pedía la paz, poner fin a la masacre, el Presidente francés, Clemenceau había dicho, nada de paz, hay que llevar la guerra hasta el final y nuestra victoria. Y la guerra tardó casi dos años más en concluirse. Francia como verdugo en vez de víctima, al revés de lo que nos ha presentado la Historia oficial.






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Galerías

Calendario

« mayo 2019 »
lunmarmiéjueviesábdom
  
1
5
8
9
10
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
29
30
31
  
       
hoy

Enlaces

RSS