Pensamientos

29 de junio de 2018. María Felicia García Sitjes, La Malibrán.

viernes 29 junio 2018

 Fue una diva muy famosa que difundió por el mundo la idea de "lo español". Su padre le enseñó a cantar a fuerza de bofetadas y bastonazos. Hablaba cinco idiomas. Debutó como suplente en "El Barbero de Sevilla". El hijo de Robert  Owen, el poeta Halleck y el marqués de Lafayette se enamoraron de ella. La familia García Sitjes es la más notable de todas las que en España se dedicaron al mundo de la ópera. El padre, Manuel García, fue uno de los tenores más famosos de Europa; la madre, Joaquina Sitjes, una cantante acreditadísima; el hijo mayor, Manuel, barítono excelso y el mejor maestro de canto del mundo; la hija pequeña, Paulina, no sólo soprano del máximo prestigio sino una de las mujeres más relevantes de la cultura europea del siglo XIX; pero a todos superó el genio, la gracia y la vida novelesca, tumultuosa y breve, de la hija segunda, María Felicia, conocida por el nombre artístico de La Malibrán.

 Fue muy admirada en su época, simbolizó como nadie el recién nacido espíritu romántico y entronizó lo español como sinónimo de temperamento artístico tanto en Europa como en América, donde conquistó a todos los públicos y encandiló todos los corazones. Antes de que la ópera Carmen saliera de la pluma de Próspero Merimée, ya La Malibrán significaba en todo el mundo lo español, por su belleza morena y sensual, por su carácter apasionado y vibrante, por su personalidad indiscutible y, naturalmente, porque esas características, que tan atractivas resultaban en un momento en que España estaba de moda por su heroica resistencia a Napoleón, adornaban una voz y un talento escénico prodigiosos para toda la crítica y todos los públicos. (Continuará).






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« junio 2018 »
lunmarmiéjueviesábdom
    
6
9
10
30
 
       
hoy

Enlaces

RSS