Pensamientos

2 de julio de 2019. ¿Por qué se divorcian?

martes 02 julio 2019

 Leo en la Prensa que  más del 60%  de los que se divorcian  lo hacen porque no se comunican con su pareja.  Creo que quieren decir que no sienten que la pareja los escuche; no se sienten escuchados. Pero claro está,  la pareja no está ahí para escucharlos. En realidad, la cosa viene de atrás.  Cuando éramos niños y lo necesitábamos, nuestros padres no nos escucharon. Que nos atendieran, que nos comprendieran, que nos tomaran en serio, era  para nosotros  cosa de la máxima importancia; pero no lo hicieron.  Ningún padre escucha a su hijo en la medida en que éste lo necesita, de ahí que cuando el hijo crece, sienta a faltar aquella comunicación que no hubo. E incapaz de darse cuenta de que ya nunca la tendrá, aquella, la de los padres, porque el tiempo ha pasado, ha pasado la ocasión, una ocasión que ya nunca se repetirá, sigue esperando que alguien lo escuche, que alguien lo comprenda, que alguien esté ahí cuando él lo necesite. Y exige a la pareja que llene este papel; pero la pareja no puede. En primer lugar, sufre ella de idéntico mal, tampoco fue escuchada y también sigue esperando que alguien llene aquel vacío. Y en segundo lugar, no sabría hacerlo, porque no habiendo vivido aquella vital comunicación, ignora en qué consiste. Aparte de que todo esto que digo tiene lugar en el inconsciente. De ahí que se rompa la unión, quizá en la vana esperanza de que la nueva pareja hará lo que no hizo la anterior; mas dado que el problema es el mismo y aún está sin resolver, se repite le historia. ¿Qué hacer, pues?. Puesto que se trata de algo que ya pasó, que no tiene solución, que no hay vuelta atrás, no queda otro remedio que reconocerlo, dolerse de ello, dolerse de que nos haya tocado esa suerte y mirar adelante. El luto por lo que debía haber sido y no fue tiene la virtud de curar.  Llegados aquí miraremos con ojos distintos a nuestra pareja y en lugar de pedirle lo que no puede dar, trataremos de seguir conviviendo con ella lo mejor que podamos; ante todo nos plantearemos el papel que le corresponde; que no es otro que formar con nosotros una familia y tener hijos. La función de la pareja es sólo  esa; ese es su único sentido. Mas aquí tropezamos de nuevo, porque dado el pensamiento que prevalece en nuestra cultura, nuestra pareja es ante todo el compañero sexual, el ‘compañero sentimental’, como ahora se dice. No lo es. Nuestra pareja es ante todo un ser humano, un humano animal, y como tal tiene necesidades humanas y límites humanos; de ninguna manera es sólo y preferentemente instrumento de goce. Si se logra aceptar esto que digo, el divorcio toma otra cara y se lo ve como lo que en realidad es: fuente de dolor y sufrimiento innecesarios, causa de gran infelicidad. Un ejemplo. Alma Mahler, mujer del compositor Gustav Mahler. Uno de sus biógrafos la llama ‘desinhibida en sus relaciones’ porque, según él, “fue amante e inspiración de muchos poetas, pintores, músicos, escritores, científicos y hasta un sacerdote con los que mantuvo apasionados romances aunque le costara perder a varios hijos y nunca encontrar el amor definitivo que le hiciera sentir que su búsqueda había terminado”. Estudiaba música y quería ser compositora y se casó con Gustav Mahler que ya lo era. La noche de bodas, él le dijo tajantemente, quiero que te olvides de tu carrera y a partir de ahora te dediques única y exclusivamente a hacerme feliz. Ella lo obedeció, dejó de tocar el piano y, como era de esperar, no lo soportó y fue infeliz el resto de su vida. Lo primero que llama la atención es eso de ‘hacerme feliz’. ¿Qué significa? Mucha gente, incluso mujeres, piensa que ese ‘hacer feliz a otro, consiste en ser su juguete sexual. Te haré feliz dejando que me folles cuando quieras y como quieras. En una ocasión, una mujer me dijo: ‘te haré feliz’, lo que, en vez de despertar en mi gratitud por su entrega y olvido de sí misma, como muchos esperarían, me llevó a desconfiar de su inteligencia. Es una aberración. Para empezar, nadie hace feliz a otro. La felicidad es cosa personal e íntima. Uno tiene que arreglárselas para ser feliz y no esperar que otro lo haga. La felicidad no viene de fuera, es algo que uno se crea trabajándolo desde dentro. Volviendo al asunto, para Gustav Mahler la función de su mujer no era darle hijos, sino ‘hacerlo feliz’. Ni que decir tiene que su vida conyugal fue un desastre. Tanto él como ella se soportaron a duras penas y al fin él murió.




Comentarios

This is the best website to search for weblog. I am very happy to read this blog on your website. Deep Sea Atlantic provides delicious "Guyana Butterfish" on our website. We also offer a wide range of wild-caught seafood. Visit our website for more information. https://deepseaatlanticna.com

enviado por Deep Sea Atlantic el 09 julio 2019 a las 04:36 PM CEST #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« julio 2019
lunmarmiéjueviesábdom
1
6
7
8
9
10
11
12
13
14
16
17
18
24
25
26
27
28
29
30
31
    
       
hoy

Enlaces

RSS