Pensamientos

3 de febrero de 2019, soy diabético (sigue)

domingo 03 febrero 2019

 Lo da incluso al nivel de la vida de todos los días, pues cuando he salido a pasear un día de lluvia y cielos cubiertos y la primera reacción es pensar ¡qué fastidio! y me he dicho, nada de eso, también la lluvia tiene su encanto, no todo va a ser días de sol, cuando llueve, llueve, y cuando hace sol, hace sol, ha bastado para sentirme de golpe de mejor humor y caminar con más brío. Volviendo a mi médico, ella es también diabética, desde los 10 años, y cuando le pregunté qué trauma la había enfermado, se echó a reír y me respondió que de trauma, nada, es una enfermedad del sistema inmunológico de origen genético y sanseacabó. Porque yo pienso que en todas las enfermedades, la gran mayoría, hay un componente psíquico y el problema es dar con él. Hace poco he leído la historia de una mujer estéril que se sentía muy desgraciada porque su mayor deseo, ella creía, era tener hijos y no se explicaba por qué ella precisamente no los podía tener. Cuando en la consulta psicoanalítica descubrió que en el fondo no quería tenerlos, debido a un trauma infantil, su enfermedad desapareció. El cuerpo y el alma enferman a una, no enferman cada uno por su lado. Bueno, mi médico me recetó Metformina, fui a la farmacia, la compré y una vez en casa leí el prospecto. Dejando a un lado los efectos secundarios, que los tiene, allí decía alto y claro que sólo se la tomase si el ejercicio y la dieta no bastaban a controlar la enfermedad. Y como yo, con el ejercicio y la dieta conseguía mantener bastante a raya los niveles de azúcar en sangre, me dije ¿a qué rebajar mis niveles con un medicamento hecho en el laboratorio y por tanto artificial si consigo bajarlos atendiendo a lo que como y al ejercicio que hago? Natura medicatrix, la Naturaleza es el médico mejor, me repetí. Por otro lado tanto el prospecto como otras lecturas decían que los diabéticos tipo 2 lo son porque presentan resistencia a la insulina, no es que produzcan poca, a veces producen incluso demasiada, sino que los receptores celulares sobre los que actúa se niegan a abrirse y dejarle paso. ¡Vale! me dije, veamos pues como se consigue disminuir esa resistencia, hacerla desaparecer, por métodos puramente naturales, el modo de vida y los productos que se ofrece al respecto. Pues bien, descubrí que el fenogreco, también dicho alholva, el jengibre, la cúrcuma y la canela entre otros la disminuyen. Y en eso estoy, tomo jengibre en ayunas todas las mañanas. No sigo los consejos de mi médico, me aconsejo yo y me va bien. El pasado año, en septiembre, de pronto, sin cambiar nada en mi dieta ni mis costumbres, el azúcar en ayunas se me disparó. ¡Caray! ¿Qué pasa? me dije. Y como ya me había pasado el año anterior he pensado que tal vez se trataba de un efecto estacional, a igualdad de otros factores el nivel de azúcar en sangre durante el otoño no es el mismo que en la primavera o verano. Por último a fuerza de interrogarme acerca del mecanismo de la enfermedad he dado con un par de documentales que hablaban del llamado ayuno terapéutico. El ayuno terapéutico es el que se hace en una clínica, bajo guía y supervisión médica. Antes que nada dejadme decir que no es aconsejable para los enfermos de diabetes 1, por el riesgo de hipoglucemia, un bajón incontrolado y caprichoso del azúcar en sangre, pero sí lo es para los diabéticos 2, hasta el punto de que un ayuno de 5 días o de 10 o de 15 puede curar la enfermedad, según sostienen los. ¡Caramba! me dije, nada cuesta probar. No me fui a una clínica, que me queda lejos y las cosas hay que organizarlas con tiempo, en España hay varias, pero para empezar probé a ayunar un par de días en casa, por mi propia cuenta. Eché mano de un librito que hace tiempo compré en la revista Integral, hace ya tantos años, no sé si se la sigue publicando, y que tenía olvidado entre tantos otros de mi biblioteca, un librito titulado Rejuvenecer por el ayuno, del Dr. H. Lützner, no sé si alemán o suizo, y ¡oh milagro! el ayuno es eficaz como tratamiento. Los efectos son rotundos y claros. Me bastaron dos días para conseguir lecturas normales del nivel de azúcar en sangre. Ni que decir tiene que me he alegrado y he dado gracias al cielo, así se decía antiguamente, por haberme sugerido lo que debía hacer. Me he apuntado decididamente a ayunar por lo menos una vez a la semana mientras las circunstancias no me permitan hacerlo más tiempo. Y aquí me tenéis. No quise seguir los dictados de mi médico, empeñada en que me medicara, y confié en mi sentido común, fui mi propio médico y acerté. Espero no haberme equivocado y estar en el buen camino.   

  Continuará.




Comentarios

Thank you so much for sharing these amazing tips.
<a href="https://oficesetup.com">office.com/setup</a> | <a href="https://mcafee-mtp-retailcard.com/"> mcafee.com/activate</a> | <a href="https://ask-mcafee.com/">mcafee.com/activate</a>


enviado por mcafee.com/activate el 05 febrero 2019 a las 07:05 AM CET
Sitio web:: http://https://mcafee-mtp-retailcard.com/ #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« febrero 2019 »
lunmarmiéjueviesábdom
    
9
10
11
12
13
14
15
20
21
22
23
24
26
27
28
   
       
hoy

Enlaces

RSS