Pensamientos

4 de noviembre de 2019, elegir el sexo como quien elige una corbata.

lunes 04 noviembre 2019

 Resumo aquí un artículo aparecido recientemente en los periódicos. Dany-Robert Dufour es un ensayista francés. Ha escrito el libro titulado “L’individu qui vient” (El individuo que viene). En su última visita a los USA vio que muchas parejas sobre todo LGTB (Lesbianas-Gays-Transgénero-Bisexuales) daban a sus hijos unos comprimidos farmacéuticos que inhiben la pubertad. Querían retrasar el desarrollo de su sexualidad para que pudieran elegir más tarde ‘libremente’ el sexo que prefiriesen. Igualito que esos individuos que esperan a la edad adulta para recibir el bautismo y volverse cristianos. Si no lo hacemos, seguían diciendo esos padres, nuestros hijos no serán libres, sino que permanecerán toda su vida atrapados en su sexo biológico”. Para Dufour, quienes defienden esa práctica aberrante creen que el individuo es un sujeto ‘postidentitario’, ‘ideal desde el punto de vista del ultraliberalismo’, que necesita ‘sujetos precarios, flexibles, minoritarios o nómadas’. También según el periodista belga Alexandre Penasse, ‘el negar la diferencia de los sexos es un resultado más del rechazo de los límites, ya sean económicos o psíquicos, propio del capitalismo liberal’. Para los apóstoles de la nueva doctrina, la libre elección de sexo es siempre una decisión individual que pasa por encima de las imposiciones de la biología. Gracias a los avances de la tecnociencia, se puede corregir el sexo con que ha nacido una persona, lo que equivale a negar una realidad biológica. Puede que algún varón se sienta encerrado en un cuerpo de mujer o viceversa, pero se trata de casos raros de intersexualidad que confirman la regla de la diferencia de los sexos. Sólo un  ‘posmoderno’ pretenderá corregir el supuesto error original de la naturaleza y proceder artificialmente a una reasignación genital, a una nueva atribución sexual. La estadounidense Judith Butler, papisa de los estudios de género, es notoria a este respecto. Para ella eres mujer si vas al ginecólogo en lugar de ir al ginecólogo porque eres mujer. O sea, un varón que se haya cambiado de sexo y vaya ahora al ginecólogo, es hembra. ¡Menudo disparate! Quienes dicen que el sexo es algo que uno escoge a capricho niegan el papel constitutivo fundamental de la diferencia en la formación psíquica del individuo. De ahí que “sentirse mujer siendo un varón o sentirse varón siendo mujer rocen el puro delirio”. No perciben el sentido de los límites y quedan a merced de la tecnociencia, que, con la ayuda de la publicidad le sugiere deseos absurdos y se ofrece a realizarlos. Defienden el “movimiento transidentitario”, diferentes “grupos de presión” y grupúsculos “ciberactivos”. Unos y otros han logrado imponer debates que solo conciernen a una minoría ínfima de pequeños burgueses a disgusto consigo mismos que tratan de que las fuerzas políticas, los medios de educación, los organismos médicos y los centros de investigación los tengan en cuenta. El “transgenerismo” –horrible palabro- es solo uno de tantos síntomas de la crisis sexual global por la que pasan las sociedades capitalistas. Para esa ideología psicótica los sexos son algo cambiable a capricho y su división tan solo una ficción social relacionada con las políticas de dominación masculina. Los transidentitarios se mueven en todas las redes políticas y de influencia mediática para llevarnos por la vía de una “sexualidad esterilizada” según ellos “progresista” porque favorece la libertad de procrear sobre la base de una sexualidad liberada…de sexualidad. Se puede procrear en vitro, etc. etc. Sus reivindicaciones llevan a “concebir sin pecado a los hijos por medio de la tecnología, algo que “desexualiza la vida sexual y desrealiza el cuerpo”. Pones a un lado el sexo y al otro la procreación. El sexo está ahí para divertirte en la cama con un él o un ella, qué más da, o con niños, mascotas o animales de granja; en cuanto a procrear, procreas con la ayuda de máquinas y la inseminación artificial. La ideología transidentitaria “legitima el orden establecido” porque los discursos sobre la variabilidad del género de una persona coinciden con el nomadismo ultraliberal de los nuevos autónomos y el llamamiento a “explotar el capital corporal” de los individuos.  






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Galerías

Calendario

« noviembre 2019 »
lunmarmiéjueviesábdom
    
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
 
       
hoy

Enlaces

RSS