Pensamientos

5 de febrero de 2019, los medicamentos (sigue).

martes 05 febrero 2019

 En la mayor parte de los casos, los medicamentos de la Farmacia son solo parches, no van a la raíz del problema, enmascaran los síntomas, pero no curan la enfermedad. Contaré dos anécdotas. Hubo un tiempo en que me sentí deprimido y me recetaron Prozac. Leí el prospecto. El Prozac actuaba ‘inhibiendo en el cerebro la reabsorción de la serotonina’. En una persona sana, el cerebro produce la serotonina que en cada momento hace falta y reabsorbe la que está en exceso. Es un mecanismo automático, tú no tienes que hacer nada. Cuando estás deprimido, falta la serotonina que habrías necesitado, el cuerpo no la produce, y el médico te receta Prozac que inhibe la reabsorción de la poca que hay. Pero lo que tú quieres no es que no se reabsorba la escasa, sino que el cuerpo la vuelva a producir en abundancia. Por consiguiente, el Prozac no te cura, solo disimula la escasez. Para curarte, verdaderamente curarte, lo que habrías necesitado es averiguar por qué el cerebro producía hasta aquí la necesaria y ahora ha dejado de producirla, y actuar en consecuencia. Así le hablaba yo al médico que me atendía, un hombre ciertamente amable y comprensivo, y él me miró con aire de sentirse perplejo y no dijo nada. Yo era un enfermo atípico, me figuro que pudo haber pensado. Otro más. Ayer hablé de la Repaniglida que mi médico actual me recetó para tratar la diabetes. De nuevo me informé acerca de su mecanismo de actuación. Según parece actúa ayudando a los riñones a eliminar el azúcar en exceso en la sangre. De nuevo se trata de un parche, algo que no va a la raíz. ¿En qué consiste la enfermedad? En que el cuerpo ha dejado de actuar como actuaba en una persona sana. En un sano, cuando come, la glucosa entra en la sangre, el páncreas reacciona enviando insulina, la insulina hace su trabajo y el nivel de azúcar se normaliza. Tú no tienes que hacer nada, el proceso es automático. El problema no está en los niveles altos de azúcar, sino en que el cuerpo, por lo que quiera que sea, ha dejado de hacer lo que hacía. Lo que necesitas es averiguar las causas e invertir el proceso. Pero no, el médico te receta el medicamento, el medicamento te hace mear más y aquí paz y luego gloria. Sin tener ya en cuenta que en el camino te destroza el metabolismo, pues en el prospecto se te advierte de que no dejes de tomarlo de golpe y porrazo, porque ha producido cambios en el organismo y esos cambios exigen tiempo para que desaparezcan y todo vuelva a la normlidad. Si es que vuelven y no se han vuelto irreversibles. De nuevo se atiende a hacer desaparecer el síntoma, pero no a curarte de verdad, de verdad. ¡Cuánto tenemos aún que aprender! Ars longa, vita brevis, que dijeron los antiguos. La Humanidad avanza, quiero creerlo, pero ¡tan lenta, tan lenta!






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« febrero 2019 »
lunmarmiéjueviesábdom
    
9
10
11
12
13
14
15
20
21
22
23
24
26
27
28
   
       
hoy

Enlaces

RSS