Pensamientos

6 de noviembre de 2019. ¿De dónde venimos? El periodo precámbrico.

miércoles 06 noviembre 2019

 El precámbrico es la primera de las que llamamos eras geológicas. Empieza con la creación del planeta y dura hasta el Cámbrico o simplemente desde hace 4600 millones de años aproximadamente hasta los 540, es decir, poco más o menos 4000 millones de años.  El Precámbrico viene a representar hasta el 80 % de la edad del planeta, cuatro partes de cinco, el 86 % según algunos. A su vez componen este gran lapso de tiempo otros tres grandes periodos que llamamos ‘Eones’. El primero y por tanto el más antiguo de ellos es el llamado Hádico, nombre que viene de Hades, el infierno según los griegos antiguos. Y se lo nombra así con razón, porque en este momento de la Historia de la Tierra nuestro planeta parece eso mismo, un infierno, en toda la acepción de la palabra. Es una masa de magma en ebullición que recuerda un mar de lava  Se calcula que el Hádico duró alrededor de 600 millones de años, en otras palabras, es el periodo que vio como se formaba el planeta. Esta bola de lava fundida se enfrió y aparecieron los primeros océanos. ¿Cómo? Nadie lo sabe. Pudo haberse debido al bombardeo de asteroides y cometas, que trajeron a la Tierra el agua que contenían, o también puede ser que el agua ya estuviera en el suelo atrapada en forma de vapor. Sea como sea, aparece el agua en el planeta, el planeta se enfría, la lava se solidifica, la corteza terrestre se hace más gruesa y dura, y después de 600 millones de años el conjunto se estabiliza…más o menos suavemente. Todo esto nos lleva al siguiente Eón, el Arcaico, que a su vez se divide en cuatro grandes periodos, eoarcaico, paleoarcaico, mesoarcaico y neoarcaico. Hay que tener en cuenta que en este momento de su Historia la Tierra gira sobre su eje más rápidamente que en la actualidad, si hoy los días duran 24 horas, entonces no duraban más que 6, su velocidad de rotación era netamente superior a la actual. Los volcanes estaban muy activos y expulsaban cantidades ingentes de lava y de humo. Este humo, rico en gases de efecto invernadero, contribuye a la creación de la atmósfera. Por otra parte, se están formando los primeros continentes, y los primeros ríos que se abren paso a través de ellos vierten en el mar todo lo que arrastran y otros productos de la erosión lo que forma en los océanos primitivos los primeros sedimentos, unos océanos en los que ya está presente la vida, en forma de arqueas o arqueobacterias, unas bacterias primitivas a las que hoy llamamos procariontes y células procariotas y que no tienen núcleo. Algunas de ellas se agrupan en torno a chimeneas o respiraderos hidrotermales que salen del fondo del mar, los famosos fumaderos negros, y se alimentan de los alimentos que expulsan. Parte de éstos procariontes, las cianobacterias, desarrollan la capacidad de transformar en energía química la de la luz solar en un proceso que llamamos fotosíntesis. Estas cianobacterias, antiguamente conocidas como algas cianofíceas, algas cianófitas o algas verdeazuladas, se agrupan en grandes colonias que con el tiempo terminan por formar una especie de grandes champiñones a los que llamamos estromatolitos. Durante los 2000 millones de años siguientes estos pequeños organismos capaces de llevar a cabo la fotosíntesis producen todo el oxígeno de nuestra atmósfera actual. Gracias a ellos, el contenido de CO2 en el agua desciende y el nivel de O2 aumenta. Mediante una química sutil, el O2 en el aire permitirá la creación de la capa de ozono O3 que nos protege de las radiaciones ultravioletas. Sin embargo en los mares, una gran parte de ese O2 forma óxidos, la herrumbre, que se deposita en el fondo, un fenómeno del que proceden las enormes masas de minerales característicos de este periodo, los famosos minerales de hierro en bandas, los mismos que todavía explotamos al día de hoy. Y durante mucho, mucho tiempo nada cambia. Los millones de años pasan, y durante ellos las formas de vida más avanzadas que existen son esos organismos minúsculos unicelulares. El Eón arcaico termina y lo sigue el Proterozoico, tercero y último Eón del Precámbrico. A lo largo de él se suceden tres épocas, a saber, el Paleo-proterozoico, el Meso-proterozoico y el Neo-proterozoico. Durante el Proterozoico, la vida microbiana da un paso adelante gigantesco, en las células aparece un núcleo, son las células eucariotas. Estamos en la Era proterozoica, hace 1500 millones de años. Geológicamente hablando, a lo largo de los 500 millones de años que van a seguir los diferentes continentes repartidos por todo el planeta se unen para formar el supercontinente Rodinia, del ruso Tierra Madre, al que baña en toda su extensión el vasto océano Mirovia. Entramos en el periodo Criogénico. El prefijo Crio significa Frío. Un gran cambio se avecina y la Tierra está a punto de conocer la peor glaciación de toda su historia, la glaciación Varanger, más comúnmente llamada periodo La Tierra Bola de Nieve, una edad de hielo que va a durar 200 millones de años. La ha causado el importante descenso del contenido de CO2 en la atmósfera debido al desmembramiento y dislocación del supercontinente Rodinia en otros dos, el Gondwana y un poco después el Laurussia. Una enorme capa de hielo cubre la Tierra de un polo al otro, la superficie del océano se ha congelado, en los continentes se forman los glaciares y otras capas de hielo que en algunos lugares alcanzan 1 km de espesor o más. Pasan 200 millones de años y en varios lugares del planeta los volcanes entran de nuevo en erupción, perforan las capas de hielo y expulsan otra vez grandes cantidades de lava y gas. El gas de efecto invernadero calienta de nuevo la atmósfera y hace aumentar la temperatura global lo que acelera la fusión del hielo restante. Los glaciares en retirada destruyen todo lo que encuentran a su paso, las grandes colonias de estromatolitos desaparecen en parte, pero oculta en las grietas de las rocas, aislada entre el hielo y la roca o a salvo en el fondo del mar, la vida resiste, al abrigo de las chimeneas hidrotermales la vida se aferra. A estos organismos que han resistido los llamamos hoy extremófilos. Estamos ahora en el periodo final del Precámbrico, el Ediacárico. Según algunos autores la erosión causada por el derretimiento del hielo y la retirada de los glaciares libera grandes cantidades de nutrientes que favorecen la proliferación de la vida microbiana restante, porque en efecto el curso de la vida se pone de nuevo en marcha e incluso se acelera. Las cianobacterias vuelven a aparecer y el proceso de fotosíntesis recomienza, que a su vez libera grandes cantidades de O2. Este cambio en el aire va a alterar el reino animal, la flora microbiana se vuelve más compleja y surgen nuevas formas de vida. Las células, que hasta el momento han sido organismos unicelulares y han vivido cada una por su cuenta van a cambiar de estrategia. Para ello producen una proteína nueva, el colágeno, gracias a la cual los primeros tejidos orgánicos se mantienen agrupados y conectados unos con otros. Aparecen los primeros organismos pluricelulares. Está a punto de nacer el animal más antiguo que se conoce, un animal que carece de sistema nervioso, de sistema vascular e incluso de sistema digestivo. Es un animal extremadamente sencillo, sólo un grupo de células que trabajan juntas para el bien común, la esponja. Este animal, el más simple que haya, se contenta simplemente con filtrar el agua que lo rodea para extraer de ella los nutrientes que necesita. En unos pocos millones de años la evolución va a dar lugar a los primeros animales complejos. Ya no se trata de grupos de células, sino de verdaderos animales, más bien proto-animales. Son animales primitivos de cuerpo blando y desnudo, todavía muy simples, como por ejemplo la Kimberella, el Pteridinio o el Dickinsonia, una especie de medusa plana que vive en el fondo del mar y se alimenta absorbiendo los nutrientes del suelo. Otros como la Charnia se parecen más a un alga marina que ondula a merced de las corrientes y se alimenta a través de su cuerpo membrana de los nutrientes del agua que la baña. Un montón de animales marinos acaba de entrar en escena, como el Tribraquidio o la Yorgía. Aún no tienen un sistema interno, pero no tardará en aparecer.    






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Galerías

Calendario

« noviembre 2019
lunmarmiéjueviesábdom
    
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
 
       
hoy

Enlaces

RSS