Pensamientos

8 de junio – La Viagra, la pastilla del siglo.

viernes 08 junio 2018

La pastilla del siglo, así la llaman sus descubridores. Hace milagros, según los que la usan. Me refiero al artículo publicado el pasado domingo, “Gracias a la Viagra me he vuelto a sentir como si tuviera 18 años” dijo al parecer maravillado un hombre de 70 en los titulares. Seguí leyendo. Me espanté porque me pareció descomunal, es decir, poco común, que un viejo, anciano o tercera edad de 70 años se pavonee de que se le levante a esa edad. Cada edad tiene su tiempo y desear sentir cuando viejo lo que se sentía de joven es un error. Cada cosa en su momento y según el cuerpo lo pida. El cuerpo es la guía mejor de la conducta. Cuando eres joven, el cuerpo se muestra joven; cuando eres viejo, el cuerpo se muestra viejo. A los 18 años entras en la vida adulta, es el momento de formar una familia y traer al mundo hijos sanos y fuertes, tienes erecciones vigorosas, como debe ser si estás sano, mientras que a los 70 tus intereses son otros. Tu cuerpo te disuade de procrear porque no sería sensato que fueras padre a la edad de ser abuelo.

Alabar la Viagra es poner el carro delante de los bueyes. Es afirmar que lo que importa es la tumescencia, que se te levante y se ponga dura, no importa cuándo,  dónde o con quien, y no los fines de ella, es decir, el procrear. El público ha tragado esta mentalidad, porque según uno de los ancianos que la ha tomado, “la Viagra le había permitido no fallarle a su pareja”. Una pareja probablemente de parecida edad. El macho no buscaría el coito para engendrar a su prole, sino para complacer a una hembra que no puede ya concebir. Un macho convertido en consolador.

Sigue la noticia. No solo los ancianos impotentes consumen la pastilla, sino también los jóvenes descontentos de sus erecciones. Son 20 de cada 100, una gran proporción. Recurren a la Viagra o a una prótesis, en lugar de averiguar por qué su cuerpo joven no funciona como debería. ¿Por qué un varón joven no reacciona saludablemente ante el estímulo? Pueden ser varias las causas, alimentarse mal, la vida apresurada y competitiva, una pareja que le disputa la iniciativa y el mando, la incertidumbre acerca del papel que le corresponde y en general el sistema de creencias en el que vive y que le ha dado forma. Por no mencionar que la mayor parte de los hombres de hoy se han educado sentimentalmente a base de pornografía. La prótesis, como la pastilla, no resuelve el problema, no le va a la raíz, es sólo un salir del paso. Lo dicho, se busca la erección para quedar bien ante la pareja en lugar de desearla para procrear en buenas condiciones. 






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« junio 2018 »
lunmarmiéjueviesábdom
    
6
9
10
30
 
       
hoy

Enlaces

RSS