Pensamientos

El lupanar de Afrodita, termina.

jueves 27 septiembre 2018

 Aquellos seres humanos empleaban a capricho el cuerpo, en aquello para que no se lo había concebido.

Las rameras de los antiguos griegos habían sido esclavas o inmigrantes; eran prostitutas por la fuerza, contra su voluntad. Se las excluía de actos oficiales y se las obligaba a diferenciarse con ropas exclusivas, como la estrella que en la Alemania nazi llevaban los judíos.

La sociedad de aquellos tiempos no veía nada malo en la vida de una mujer que soportaba humillaciones, no dueña de sí, maltratada cuando niña, que odiaba a los hombres, que no se apesaraba cuando les transmitía enfermedades; ni lo veía en lo que un hombre sano por fuerza sentía cuando abajándose pagaba a una mujer por usar como cualquier otro objeto indiferente el aparato genital que le pertenecía.

Al final del siglo, no se comprendía muchas cosas.

Considerada ritual de dominación y de poder, se entendiera mejor la prostitución.

Las gentes de aquellos momentos se relacionaban en términos de dominante y dominado. Todos y constantemente se relacionaban en términos jerárquicos, nunca de iguales. Así la relación entre cliente y puta seguía la pauta general. No se yogaba para reproducirse, sino para imponerse a alguien. Se cobraba los favores sexuales, se transmitía enfermedades, como más o menos disfrazados ejercicios de poder y de dominio. El hombre acudía a los burdeles a mandar. La mujer que en ellos se entregaba, dominaba a través del deseo despertado y exigiendo el pago.

Ulrich movía desconcertado la cabeza. No más dos varones extraños uno al otro se enfrentaban, entablaban un duelo verbal, para de inmediato establecer la jerarquía, quién iba a mandar, quién a someterse.

Las conversaciones eran duelos, lo eran las relaciones domésticas, lo era la enseñanza, lo eran la religión y la política; nada se escapaba al perpetuo enfrentamiento, a la rivalidad como modo establecido de vivir.

No se concebía en aquel Reyno y aquel tiempo otro modo de ver el mundo que el de la dominación. Pese a que ya continuamente se hablaba de Atapuerca y de la evolución; a pesar de que ya se iba admitiendo cada vez más que el hombre era uno más de la cadena de los seres, en nada esencialmente diferente de plantas y otros animales, las gentes se negaban a vivir como vivían ellos, a ser pasivamente, a dejarse ser, como pasivamente se dejaban ser los otros.

Ningún árbol o planta dominaba a otros; ningún gato, ningún perro o ánade centraba su vida en dominar a lo demás.

Sin embargo los humanos fundaban la vida en dominar lo que distanciaban de sí llamándolo Naturaleza.

En aquel tiempo, los seres humanos eran puro acto de mandar.




Comentarios

Leí tu publicación. Es muy informativo y útil para mí. Admiro el valioso mensaje que proporcionó en su artículo. ¡Gracias por publicar, otra vez!

enviado por wuxiaworld el 28 septiembre 2018 a las 09:11 AM CEST
Sitio web:: http://https://wuxia-worlds.com #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Búsqueda

Calendario

« septiembre 2018 »
lunmarmiéjueviesábdom
     
1
2
3
4
5
6
7
8
9
16
17
18
19
20
21
22
23
24
30
       
hoy

Enlaces

RSS