El Papa y sus mentiras

domingo 26 octubre 2008

LA MAYOR HISTORIA JAMÁS CONTADA

Desde hace ya más de 10.000 años los humanos han adorado al sol. Y no sin razón, ya que todas las mañanas el sol se levanta y trae consigo la luz y el calor al mismo tiempo que disipa las tinieblas y el frío de la noche y devuelve a sus madrigueras a las fieras nocturnas. Los antiguos comprendieron que sin él no habría cosechas y la vida sería imposible. También observaron las estrellas y las agruparon en lo que hoy llamamos constelaciones, a las que se personificó en figuras humanas o animales. A lo largo del año parece que el sol va pasando una a una por ellas, lo cual se representó mediante el zodiaco, en el que también figuran los 12 meses, las 4 estaciones y los solsticios y los equinoccios.

Además de observar el sol y la estrellas los antiguos los mitificaron. El sol daba la vida, de modo que se lo consideró el dios creador. También se lo llamó luz del mundo y salvador de la Humanidad. Las 12 constelaciones eran los lugares que el dios visitaba.

3000 años adC los egipcios lo llamaron Horus. Él era la luz y tenía un enemigo, Set, que representaba la oscuridad y la noche. Todas las mañanas Horus vencía a Set, mientras que por la tarde Set vencía a Horus, y lo mandaba al mundo subterráneo. De ahí deriva la general contraposición de la luz contra la oscuridad y el bien contra el mal. Horus había nacido el 25 de diciembre de la virgen Isis-Meri. Una estrella proveniente del del Este había señalado su nacimiento, y tres reyes la habían seguido para hallar y adorar al nuevo salvador. A los 12 años fue un niño Maestro, y a los 30, tras haberlo bautizado un personaje llamado Anup, empezó su ministerio. 12 discípulos lo acompañaban, hizo milagros, curó a los enfermos y caminó sobre las aguas. Se le dio muchos nombres, la Verdad, la Luz, el Hijo de Dios, el buen Pastor, el cordero de Dios y otros. Después de que un tal Thyphon lo traicionase, se lo crucificó, permaneció 3 días en la sepultura y a continuación resucitó. Otras muchas culturas lo copiaron. En Frigia, el dios Atis nació de una virgen, Nana, el 25 de diciembre, se lo crucificó, se lo enterró y después de 3 días resucitó. En la India, Krisna nació de la virgen Devaki, una estrella del este anunció su llegada, hizo milagros con sus discípulos y tras morir resucitó. En Grecia, Diónisos nació de una virgen el 25 de diciembre, fue un viajero-maestro y transformó el agua en vino, se lo llamó Rey de Reyes, el Hijo único de Dios, el alfa y el omega, y tras morir, resucitó. En Persia, Mitra nació de una virgen el 25 de diciembre, tuvo 12 discípulos e hizo milagros y a su muerte permaneció enterrado 3 días y después resucitó, también se lo llamó la Verdad y la Luz y de otras maneras; se lo veneraba el domingo. Y así sucesivamente en todo el mundo, la China, el Japón, Birmania, Siam, Méjico y un largo etcétera.. En todos los lugares se repetía la historia, el dios nacía de una virgen el 25 de diciembre, lo seguían 12 discípulos, moría, permanecía 3 días en la tumba y luego resucitaba. Recordemos a nuestro dios. Jesus Cristo, que quiere decir el enviado o mesías, nació de la virgen María el 25 de diciembre, en Belén, una estrella del Este anunció su nacimiento, tres reyes la siguieron para hallarlo y adorarlo, a los 12 años enseñó en el templo y a los 30 después de hacerse bautizar por Juan el Bautista empezó su ministerio. Viajó con 12 discípulos e hizo milagros tales como curar a los enfermos, caminar sobre las aguas y resucitar a los muertos; se lo conoció como Rey de Reyes, Hijo de Dios, Luz del mundo, Alfa y el Omega, cordero de Dios y de otras maneras. Judas lo vendió por 30 piezas de plata, se lo crucificó, se lo enterró y a los 3 días resucitó y subió al cielo.

Todo esto refleja lo que pasa en el cielo con el sol y las estrellas. La estrella más luminosa del cielo nocturno es Sirio que el 24 de diciembre se alinea con las tres estrellas más brillantes del cinturón de Orión, a las que se llama los Tres Reyes. Sirio y las tres estrellas acompañantes apuntan el 24 de diciembre al lugar en que el sol se levanta. Los tres reyes siguen a la estrella del este para asistir al nacimiento del sol.

La virgen Maria es la constelacion Virgo, que en latín significa virgen. A veces también se la llama 'la casa del pan' y se la representa como una doncella con un haz de trigo. La casa del pan y el haz de trigo aluden a agosto y septiembre, los meses de la recolección. Además, se traduce literalmente Belén como "casa" del pan. El nombre bíblico Belén es una referencia a la constelación de Virgo, un lugar en el cielo, no en la Tierra.

El 25 de diciembre es el solsticio de invierno. En el hemisferio norte, desde el solsticio de verano, el 24 de junio, al de invierno, el 25 de diciembre, el sol se dirige hacia el sur, decae, se empequeñece, se enfría al mismo tiempo que los días se acortan y la tierra se duerme y no da fruto. Para los antiguos esto representaba el envejecimiento y la muerte. El 22 de diciembre el sol se encuentra en el punto más bajo del cielo y durante los días 22, 23 y 24 parece inmovilizarse en las proximidades de la constelación llamada Cruz del Sur. Pasado ese intervalo, el 25 de diciembre se alza un grado hacia el norte, y a partir de ahí los días se alargan, la tierra se calienta y con la llegada de la primavera renace y vuelve a dar fruto. Por lo tanto se decía: el sol ha muerto en la cruz, estuvo enterrado tres días y ha vuelto a nacer; ha resucitado. De ahí que Jesús y los demás dioses solares compartan la crucifixión, la muerte durante tres días y la resurrección. Los tres días son el periodo de transición que precede al cambio de dirección del sol hacia el norte llevando consigo la primavera y la salvación. Sin embargo, hasta el equinoccio de primavera o la Pascua no se festejaba la resurrección, porque en ese momento el sol derrotaba oficialmente a las fuerzas de la oscuridad y el día se alargaba hasta durar más que la noche.

En cuanto a Jesús y los 12 discípulos, se trata de las doce constelaciones que van con el sol. En la Biblia el número 12 se repite una y otra vez:: Las 12 tribus de Israel, los 12 hermanos de José, los 12 jueces, los 12 grandes patriarcas, los 12 profetas del antiguo testamento, los 12 reyes y los 12 príncipes.

En la Biblia hay numerosas referencias a lo que llamamos 'Edades'. Esto tiene que ver con la precesión de los equinoccios. El eje de la Tierra se bambolea y tarda 25.765 años en dar un giro completo, lo que hace 12 periodos o edades de 2150 años cada una. En tiempos de Moisés se estaba pasando de la edad del toro a la del carnero, de Tauro a Aries; en tiempos de Jesús se pasaba de Tauro a Piscis; dos mil años después se pasará de Piscis a Aquario. De vuelta del Sinaí con las Tablas, Moisés se enfada porque los israelitas adoran un becerro de oro, cuando deberían adorar al carnero. Su enfado es tal que hace añicos las Tablas de piedra y ordena a su pueblo que para purificarse se maten unos a otros. Moisés representa la nueva Era de Aries, y ante ella todos deben liberarse de la Vieja. De modo semejante, Mitra, un dios pre cristiano mata el toro, Aries, antes de que Jesús nos conduzca a la Era siguiente, la Era de Piscis o de los dos peces. El pez simboliza el reino del sol durante la Era de Piscis. A continuación viene la Era de Acuario, la representa un hombre que vierte el agua de un cántaro. Tras Piscis -Jesús- vendrá la Era de Acuario.

El evangelista Mateo mal traducido hace decir a Jesús: "Estaré con vosotros hasta el final de los tiempos". Pero el evangelista dice "Eón", que significa "Era". "Estaré con vosotros hasta el fin de la Era", la era de Piscis, que terminará cuando el sol entre en la Era de Acuario. El concepto de fin de los tiempos y fin del mundo es una alegoría astrológica mal interpretada.

Jesús es un plagio del dios-sol egipcio Horus. Hace 3500 años se grabó en los muros del templo egipcio de Luxor, imágenes de la anunciación, la concepción inmaculada, el nacimiento y la adoración de Horus. Primero Thor anuncia a la virgen Isis que concebirá a Horus, luego Nef, el espíritu sagrado la deja preñada, después nace de ella el dios y la gente lo adora. Exactamente la historia de la concepción milagrosa de Jesús.

La historia de Noé y su arca se han tomado directamente de la tradición. Con más de 200 citas en diversos periodos y épocas, el diluvio universal es común en todo el mundo antiguo. La epopeya de Gilgamés, del año 2600 AC, habla de un diluvio universal que dios ha enviado, un arca y los animales que en ella se salvan, e incluso la paloma que se suelta y luego regresa con un ramo de olivo en el pico, todo en común con el relato bíblico.

También la historia de Moisés ha sido plagiada. Se dice que cuando nació y para evitar que el faraón lo matase se lo puso en un cestillo y se lo abandonó a la deriva en un río. Lo rescata una hija de reyes que lo cría como un príncipe. Es una copia del mito de Sargón de Akkad, alrededor del año 2250 AC. Para evitar el infanticidio se puso en una cesta al Sargón recién nacido y se la dejó a la deriva en un río. Lo rescató y salvó Akki, una reina comadrona.

Se supone que Moisés nos dio las leyes, los 10 Mandamientos, la ley mosaica; pero la idea de que en una montaña un dios entrega a un profeta las leyes es también muy antigua. En una larga lista de dadores mitológicos de leyes, Moisés es solo uno más. En la India, Manu fue el gran donador de la ley. En Creta, en el monte Dicta, Zeus dio a Minos las leyes sagradas. En Egipto, el dios escribió en tablas de piedra las leyes y se las dio a Mises. Manu, Minos, Mises, Moisés. Hasta los 10 Mandamientos proceden literalmente del hechizo 125 de libro egipcio de los muertos. Lo que en este libro está escrito como "No he robado" se convirtió en "No robarás". "No he matado" en el "No matarás". No he dicho mentiras, en "No mentirás", y así sucesivamente.

La teología judeo-cristiana procede de la religión egipcia. Bautismo, vida después de la muerte, juicio final, nacimiento de una virgen, muerte y resurrección, crucifixión, arca de la alianza, cincuncisión, salvadores, sagrada comunión, diluvio universal, nuestra Pascua, Navidad, la pascua judía, y muchos, muchos más, derivan de las ideas egipcias. Preceden en mucho tiempo al cristianismo y al judaísmo. San Justino, Padre de la Iglesia, lo sabía: Si decimos que al Cristo Jesús, nuestro maestro, se lo engendró sin unión sexual, se lo crucificó, murió, resucitó y subió a los cielos, repetimos lo que creen los adoradores de Júpiter. Y también Perseo nació de una virgen.

Igual que casi todos los mitos religiosos que la precedieron, la Biblia es un híbrido literario astro-teológico. Ya en ella se transfiere los atributos de un personaje a otro diferente. En el Antiguo Testamento José fue un prototipo de Jesús. Como Jesús, José nacio de un parto milagroso; José tenía 12 hermanos, Jesús doce discípulos; se vendió a José por 20 monedas de plata, a Jesús por 30; Judá, hermano de José, propone se lo venda; Judas propone la venta de Jesús, José empezó su labor a los 30 años, Jesús empieza la suya a los 30 años, los paralelismos siguen y siguen.

No hay pruebas históricas no bíblicas de una persona llamada Jesús, hijo de María, que haya viajado con 12 seguidores, sanado a las personas y todo lo demás. En torno al Mediterráneo vivieron al mismo tiempo que el presunto Jesús o muy poco después numerosos historiadores y ni uno lo menciona. Dificilmente se cree que alguien que hizo milagros, resucitó de entre los muertos y a la vista de todos subió a los cielos, haya pasado desapercibido. Es muy probable que Jesús ni siquiera haya existido. La religión cristiana parodia la adoración del sol, poniendo en su lugar a un hombre llamado Cristo. No se apoya en la verdad. No ha sido otra cosa que un instrumento político.

Un mito es una idea falsa que mucha gente cree. El mito religioso es una historia que orienta y conmueve a la gente. Importa su función. Una historia no funcionará a menos que la nación o la comunidad la crean.

La cristiandad, con todos los demás sistemas teístas de creencia, es el fraude de la Era. Da el poder a aquellos que sabiendo la verdad dominan con el mito a las sociedades. El mito religioso es el dispositivo más poderoso jamás creado y sobre él otros mitos prosperan. La religión nunca reformará a la gente porque decir religión es decir esclavitud. 

En General | 2 Comentarios | Permalink




Comentarios

ok man yo tambien ESTOY ESTE TEMA MAN SOMOS MUCHISIMO MAN ASI QUE ADESPERTAR Y RECOMIENDA ZEITGEIST - QUE ES LA VERDAD YO INNUNDO LA RED DE ESTA VERDAD Y ASI COLABORO CON EL MUNDO A DESPERTAR OK MAN - HA Y TE FALTO PONER QYE EÑ - 11 DE SEPTIEMBRE DEL 2001 - FUE OTRA MENTIRA MAS OTRO MITO NO FUE DESTRUIDA POR TERROSRISTAS SINO POR SU PROPIO GOBIERNO PARA TENER LA ESCUSA DE ATACAR IRACK Y ROBARLE SU PETROLIO ETC- MALDITO BASTARDOR ASESINANDO MILES DE VIDAS POR SUS EGOISTAS PLANES DE ANVICION Y RAPIÑA. Y SI JESUSU ES UN MITO RISIBLE TANTO ASI QUE EN L ABIBLIA PUEDEN EMCONTRAR UNTRO JESUSU SIMILAR RIIBLE Y ESE ESTA EN EL ANTIGUO TESTAMENTPO Y ESO ES - LA HISTORIA DE - JOSE- Y SUS - 12 - HERMANOS JAJAJ .

enviado por ALEX el 17 julio 2009 a las 05:16 PM CEST #

antes de crees cualquier basura que te digan

investiga. agarra cualquier libro de mitologia y te daras cuenta de que lo que habla ese "documental" es mentira

como fue que crucificaron a Horus???
si en el año 3,000 A.C. todavia no existia la crucificcion. todavia pasaron un par de miles de años para que fuese inventada

investiga para que veas que eso es total mentira

enviado por Rodolfo el 05 octubre 2009 a las 05:37 AM CEST #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado